“Es tarde preocuparnos por las diarreas cuando vemos los abortos”


En las 10º Jornadas Internacionales de Veterinaria Práctica que realizó el Colegio de Buenos Aires en Mar del Plata, el Dr. Anselmo Odeón compartió recomendaciones para avanzar en el control de DVB.

El Colegio de Veterinarios de Buenos Aires llevó adelante la 10º edición de sus Jornadas Internacionales de Veterinaria Práctica a fines de agosto, en Mar del Plata. El encuentro bianual reunió exponentes nacionales e internacionales, quienes abordaron problemáticas relativas al sector.

“En este décimo aniversario creímos conveniente profundizar sobre el concepto de “Una Salud” que nuestra entidad viene difundiendo desde hace años con el objetivo de concientizar a los colegas sobre la trascendencia de la medicina veterinaria en el marco de la Salud Pública”, le explicó a medios de prensa locales el presidente del Colegio de Veterinarios de Buenos Aires, Osvaldo Rinaldi.

El programa desarrollado en el Salón de Grandes Animales incorporó la participación de Adrián Bifaretti (IPCVA), César Fiel y Pedro Steffan (UNICEN), Oscar Luján (Córdoba), Federico Luna (Senasa) y Anselmo Odeón (INTA), quien expuso sobre la actualidad de la diarrea viral bovina en el país.

“Es un tema vigente y de larga data; se mantiene porque es endémico en los rodeos y lleva tiempo que se adopten las medidas necesarias”, sostuvo el profesional.

Prevenir es mejor, siempre

“Si bien hace años que trabajamos en el tema, vemos que la prevalencia de la diarrea viral bovina llega al 70% en algunas zonas del país. Es tarde preocuparse por este tema cuando vemos los abortos”, explicó a los asistentes el Dr. Odeón. Y ejemplificó: “Un productor con más de 500 vacas que tuvo un brote de la enfermedad y perdió 30 novillos, previamente sufrió abortos y mortalidad neonatal en otros 30 animales. Solo en estos dos aspectos perdió $350.000 (a valores de 2015).

Más allá de esto, el referente del INTA Balcarce describió otros costos que genera la DVB, como $50.000 para implementar la propuesta sanitaria de control. “Más allá de esto y tomando las medidas necesarias, sabemos que en el largo plazo se puede revertir la situación e inclusive lograr $200.000 adicionales, en forma de ganancia”, agregó. Y completó: “Es clave que los veterinarios ofrezcamos al productor soluciones donde las recomendaciones técnicas sean también económicamente viables”.

Finalmente, Odeón remarcó la necesidad de identificar y eliminar del rodeo a los animales Persistentemente Infectados (PI) y establecer un plan sanitario de control (que incluye las vacunas) que se mantenga en el largo plazo.

“Cada vez vemos más conciencia e interés por cumplir con este tipo de propuestas sanitarias, aunque aún no es masivo. Una de las claves sería también poder crecer hacia sistemas de diagnóstico avanzados y un paquete sanitario dirigido a detectar cualquier tipo de infección a tiempo, apoyándose en los laboratorios de diagnóstico”.

3 toros

EL IMPACTO DE LA PARASITOSIS EN LA PRODUCCIÓN

Del encuentro también participó el Dr. César Mattos, ex responsable del Programa Nacional de Garrapata del Senasa y actualmente consultor privado.

“El productor no termina de ver las pérdidas que produce la garrapata en el Norte; no la toma como una enfermedad. Además, se cometen errores en el uso de antiparasitarios y garrapaticidas y se emplean productos antiparasitarios que no sirven como garrapaticidas”, sostuvo Mattos. Y agregó: “Hay que volver a definir roles y responsabilidades entre el Estado y los privados”.

Más allá de esto, el veterinario explicó que las pérdidas físicas directas por causa de la enfermedad son de alrededor de US$ 90 millones al año y aproximadamente unas 80 mil toneladas de carne.

“Tal como sostenía un colega australiano, la garrapata es la más difícil, costosa, política y frustrante de las parasitosis”, destacó.

Por último, advirtió a los veterinarios de Buenos Aires respecto de los aspectos a considerar al recibir hacienda de las provincias del Norte, detalló pautas concretas para el correcto uso de los productos a campo y llamó a avanzar en la determinación concreta de cepas resistentes, como ocurre en Brasil y Uruguay.

Acerca del Laboratorio CDV

CDV es uno de los laboratorios argentinos líderes, especializado en la elaboración de vacunas para la prevención de enfermedades que afectan a los rodeos bovinos, ovinos y acuacultura. Con más de 35 años de historia, pionero en el desarrollo de la vacuna para el control de Diarrea Viral Bovina con cepas nacionales y la incorporación de adyuvante oleoso en doble emulsión para la mejora de la respuesta inmune.

También es uno de los primeros laboratorios de diagnóstico de enfermedades veterinarias y miembro de la Red de Laboratorios de SENASA.

Además de elaborar productos propios, CDV produce biológicos para diversos laboratorios de renombre de origen nacional e internacional.

Ubicado en el Parque Industrial de Pilar, Buenos Aires, forma parte de un holding de capitales europeos desde el año 2008, habiendo realizado inversiones en sus dos plantas por más de US$ 54 millones. Las vacunas que produce cumplen con los más altos estándares de calidad, cuenta con certificación GMP otorgada por SENASA y es el mayor productor en Argentina, y la región, de reactivo para tuberculosis PPD. También es uno de los elaboradores de vacuna anti aftosa para Argentina y para exportación.

Los productos de la empresa están presentes en América Latina y Medio Oriente, y se encuentran en pleno proceso de registro también en Oceanía, Europa, África y diversos países de Asia.

icon @LabCDV icon @LabCDV icon @LabCDV iconwww.cdv.com.ar